Puebla sin anuncios

En este espacio propongo algo sencillo: quitar todos los anuncios, toda la publicidad de las calles de Puebla.

Alrededor de esta propuesta hay una idea de ciudad, de lo que quisiera que fuera esta ciudad en la que nací y vivo. Estoy recabando textos, ideas e imágenes para pensar con otros la ciudad. Lo que debiera ser una ciudad. Lo que queremos que sea Puebla y lo que no queremos para ella.

Hay mucho qué decir, anímate: decirlo ya es hacerlo real.


Escribe tus comentarios directamente en cada texto del blog.

Si tienes un texto que quisieras publicar en el blog mándamelo y lo subo de inmediato. Sólo que de plano a mi juicio no venga al caso no lo subiré. De otra manera aquí lo verás, digas lo que digas.



Si quieres comunicarte directamente conmigo mi dirección de correo es escalera@profetica.com.mx


José Luis Escalera



No hay anuncios en Sao Paulo, Brasil

Loading...

viernes, 27 de noviembre de 2009

Clausura la Comuna 14 espectaculares en la zona de plaza Crystal

La noticia entusiasma: 14 anuncios menos, algo es algo.
Lo malo es que la clausura consiste en poner sellos y cobrar multas. No se retiran, solo se "regularizan", conocido eufemismo local que vale por "arreglarse" con quien puso los sellos.

Va la liga a la nota de e-consulta:

Noticias - Clausura la Comuna 14 espectaculares en la zona de plaza Crystal - e-consulta – periódico digital de Puebla, Oaxaca y Tlaxcala- En portada Puebla

miércoles, 25 de noviembre de 2009

¿Qué nos traemos contra los árboles en Puebla?

Este inconstante bloguero quiere comenzar esta entrada ofreciendo disculpas a sus improbables lectores porque hace meses que no hace nada por la causa en favor de una Puebla sin anuncios. Y no es que el blog haya contribuido a disminuir la cantidad de anuncios, la plaga crece y no parece importarle a nadie. Digamos que hasta ahora ha sido un blog testimonial. Y ya sabemos para lo que sirven las acciones testimoniales en este país.

Debo reconocer que la tristeza y el enojo han sido motores importantes y como todos sabemos estos sentimientos se mitigan platicándolos, cosa que he hecho ampliamente en este blog. Lo malo es que la catarsis solo ha servido a mi hígado y nada a Puebla.

Pero entro en el tema: para bien o para mal, a Puebla la habitamos poblanos, quienes tenemos, como se ha comentado antes acá, una relación difícil con los árboles. Por decir lo menos.  Plantamos pocos, y los pocos que hay los destrozamos.

Van estas fotos, muestra de la infame y criminal tala sufrida por unas frondosas jacarandas del ya famosos Boulevard Atlixco, el que ya no tendrá, afortunadamente, Viaducto Elevado.


El bloguero está tratando de averiguar si este crimen lo cometió algún iluminado del fantasmal departamento de Parques y Jardines municipal o algún vecino enfermo de su cabeza. Prometo seguir informando, por lo pronto, las fotos:




¿Los habrán talado para que Santa Clos, que amenaza con regresar, encuentre la tienda de juguetes Jumbo?




¿O para que veamos el patriótico anuncio del Banorte?




¿O la belleza de la arquitectura de vanguardia que los turistas nacionales e internacionales no podían apreciar?




...............................

domingo, 11 de octubre de 2009

Consensos

Corría el año de 1997 cuando el gobernador Manuel Bartlett recibió de la empresa brasileña LOGIT el proyecto ejecutivo de un sistema de transporte colectivo para la ciudad de Puebla solicitado por su gobierno y según el cual autobuses articulados de noventa plazas cada uno circularían en una primera etapa por la 11 norte-sur sustituyendo a más de mil combis y microbuses. La ciudad cumpliría por fin con su obligación de dar movilidad a sus ciudadanos. Lo que vino después todos lo sabemos: a la hora de ejecutar el proyecto faltó la voluntad necesaria para conciliar los fuertes intereses de los permisionarios, aliados históricos del sistema político, y al final solo se compraron diez autobuses, las combis y microbuses nunca se fueron y el ambicioso proyecto nació muerto. Nunca se dieron explicaciones, el proyecto sigue archivado desde entonces y Puebla perdió la oportunidad de ser la primera ciudad del país y la segunda de América Latina en contar con un sistema integrado y verdaderamente moderno de transporte público.

Doce años después, con los coches atorados en las calles, altos niveles de contaminación del aire, las ruinosas combis y microbuses dando pésimo servicio y la sensación de un inminente colapso vial, sobre todo en la abandonada zona norte de la ciudad, para muchas personas el proyecto de construir un Viaducto Elevado en Puebla parece razonable. En lugar de revivir un proyecto viable que ya probó su efectividad en varias ciudades del mundo, vuelven a apostarle al coche, usado por menos del 20% de los poblanos. A mí me parece absurdo pues corresponde a una idea obsoleta, inhumana e insostenible de ciudad, contraria a lo que hacen en las ciudades donde el ciudadano está en el centro de las decisiones: detener el crecimiento urbano incrementando la densificación, mejorar e incrementar el transporte masivo y reducir la dependencia del automóvil alentando otras formas de movilidad.

Para nadie es una novedad que los sistemas integrales de transporte o Bus Rapid Transit (BRT) se están usando en varias ciudades de América Latina con estupendos resultados. Ojo, no solo en Europa y los Estados Unidos sino en Colombia, Brasil y varias ciudades mexicanas. Son la solución ideal pues sin comprometer cantidades imposibles de dinero resuelven de la mejor manera el problema de movilidad en ciudades medias y grandes como la nuestra. El sistema es rentable, operado por particulares y puede llegar a mover treinta mil pasajeros por hora. Nadie habla de sustituir el automóvil –que en el mejor de los casos solo puede mover tres mil pasajeros por hora - sino de reducir nuestra dependencia de él.

Apostar por el BRT, aunque sea doce años tarde, sigue siendo para Puebla la mejor solución. Seguir alimentando al monstruo insaciable del automóvil será el peor error que podríamos cometer. Basta ver los enormes pero congestionados highways de ciudades como Los Ángeles en California para comprobarlo. Tenemos que pensar en sistemas de transporte para las personas, no en construir más calles para los coches. Si no se hizo hace doce años hagámoslo ahora, de otra manera muy pronto esta ciudad será una pesadilla si sólo construimos puentes y seguimos posponiendo las decisiones de fondo: más y mejor transporte público, más densidad y menos extensión territorial, fortalecimiento del tejido social urbano incrementando y mejorando sustancialmente los espacios públicos como parques, áreas verdes, ciclopistas y banquetas.

Afortunadamente, a raíz del proyecto de construir un Viaducto Elevado en Puebla, durante las últimas semanas se ha venido construyendo alrededor de estas ideas un consenso bastante amplio formado por ciudadanos, vecinos, residentes y comerciantes de la zona afectada, los Colegios de Ingenieros y Arquitectos de la ciudad, la Academia Mexicana de Arquitectura capítulo Puebla y hasta un destacado académico del MIT de Boston y ex secretario de Transporte de Massachusetts, Frederick Salvucci, quien manifestó a la Lic. Alcalá su opinión de manera contundente: en todo el mundo la gente está empezando a cobrar conciencia del impacto desastroso del automóvil y de la importancia de mejorar la calidad y la cantidad del transporte público en las ciudades. En pocas palabras, sugiero que es muy importante hacer una comparación multimodal de alternativas antes de decidir la construcción de estructuras de transporte de alto impacto, particularmente si se trata de instalaciones elevadas y/o para uso de automóviles". Voces autorizadas, con experiencia en el tema y solvencia profesional coinciden con los ciudadanos de a pie que sería un error construir el Viaducto Elevado en el Boulevard Atlixco.

Existen alternativas baratas y sencillas para resolver los pequeños problemas de tráfico en el Boulevard Atlixco en sus cruces con la 25, la 31 y el circuito Juan Pablo II sin llevarse los árboles, endeudar a la ciudad ni alterar negativamente y para siempre la imagen urbana de la zona. Hay que pensarlas, discutirlas e implementarlas.

Debemos olvidar nuestras caducas ideas de “progreso” , y “modernidad” asociándolas al coche, los pasos a desnivel, los grandes puentes y las calles elevadas. El progreso y la competitividad en las ciudades de hoy se mide en términos de calidad de vida, y ésta se alcanza cuando los espacios públicos abundan y son amables, verdes, arbolados y sin anuncios. Cuando las distancias a recorrer son cortas y los coches son pocos, cuando hay ciclopistas y banquetas para caminar, cuando los autobuses de transporte colectivo son muchos, modernos y con rutas adecuadas.

José Luis Escalera

miércoles, 7 de octubre de 2009

La discusión sobre el Viaducto Elevado se enriquece

Massachusetts Institute of Technology

Departamento de Ingeniería Civil y del Medio Ambiente

Edificio f-290

77 Massachusetts Avenue

Cambridge, Massachusetts

02139-4307

Teléfono: 617-253-7101

Fax: 617- 258- 6775

Septiembre 29, 2009

Estimada Blanca Alcalá Ruiz, Presidente Municipal

Recientemente tuve conocimiento del proyecto del Viaducto Elevado que su administración está considerando para la ciudad de Puebla y he revisado varias notas periodísticas, planos, borradores e información varia en relación al mismo.

He pasado la mayoría de mi carrera en el sector público en la ciudad de Boston y en el estado de Massachusets trabajando para retirar vías de tránsito elevado y Viaductos Elevados, sustituyéndolos por infraestructura subterránea debido al considerable y negativo impacto visual, ambiental y socioeconómico causado por las instalaciones elevadas, impacto que casi siempre se subestima. Es mucho más caro corregir un error que construir adecuadamente desde la primera vez.

Por otro lado, no me gustaría tomar una posición radical en contra de las estructuras elevadas. En San Juan, Puerto Rico, fui parte de un esfuerzo exitoso para construir el llamado “Tren Urbano” que incluye algunos tramos elevados donde eso era compatible con el tejido urbano de la ciudad.

Lo que sí quisiera afirmar categóricamente es que siempre es un error construir infraestructura sin llevar a cabo cuidadosos análisis de las alternativas, particularmente cuando se trata de instalaciones elevadas y particularmente cuando se trata de un Viaducto Elevado. En todo el mundo la gente está empezando a cobrar conciencia del impacto desastroso del automóvil y de la importancia de mejorar la calidad y la cantidad del transporte público en las ciudades. En pocas palabras, sugiero que es muy importante hacer una comparación multimodal de alternativas antes de decidir la construcción de estructuras de transporte de alto impacto, particularmente si se trata de instalaciones elevadas y/o para uso de automóviles.

Por favor no dude en ponerse en contacto conmigo si puedo serle de utilidad en el futuro en relación con este asunto.

Atentamente,

Frédéric P. Salvucci

Ex Secretario de Comunicaciones de la Comunidad Económica de Massachusetts

Investigador Asociado Senior del Departamento de Ingeniería Civil y del Medio Ambiente del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

jueves, 17 de septiembre de 2009

Carta a Blanca Alcalá sobre el Viaducto Elevado

Puebla, a 17 de Septiembre de 2009

Lic. Blanca Alcalá Ruiz

Presidenta Municipal Constitucional del Municipio de Puebla

P r e s e n t e

Los que suscribimos la presente, todos comerciantes, industriales y residentes vecinos del Boulevard Atlixco de la ciudad de Puebla, por nuestra cuenta y a nombre de otros muchos ciudadanos vecinos directos de la obra, nos dirigimos a usted para pedirle la cancelación inmediata y definitiva de la obra que el gobierno municipal que usted encabeza autorizó llevar a cabo el pasado dos de septiembre, llamada “Viaducto Elevado”, de cuatro carriles de ancho y 1.2 kilómetros de longitud sobre el Boulevard Atlixco en el tramo que va de la calle Matamoros al río Atoyac en esta ciudad.

Nos oponemos a que dicha obra se lleve a cabo y le pedimos la elaboración de un estudio a cargo de expertos en la materia que proponga soluciones alternas a los problemas de tráfico de la zona.

Estas son las razones de nuestra petición:

1.- La obra fue autorizada de manera precipitada por el Cabildo, en sesión extraordinaria convocada con una hora y media de anticipación y sin que los regidores presentes contaran con anteproyecto de obra, ni proyecto ejecutivo, ni evaluación socioeconómica, ni estudios de impacto ambiental, ni estudios de impacto social, ni estudios de impacto urbano, ni presupuesto. Algunos de los que suscribimos la presente carta el pasado viernes 11 de septiembre pudimos ver algunos esquemas y animaciones de la obra, que no están a escala y a los que no puede llamárseles ni siquiera anteproyecto. La obra no fué nunca consultada con ninguno de nosotros ni han sido tomadas en cuenta las consecuencias negativas para la ciudad y mucho menos los vecinos de las colonias afectadas.

2.- El estudio de vialidad que supuestamente señala puntos de conflicto vial en los cruces del Boulevard Atlixco con la 25 poniente, con la 31 poniente y con el Circuito Juan Pablo II no es confiable, ya que fue realizado en los meses en que la vía Atlixcayotl estaba cerrada y el Boulevard Atlixco era la vía alterna. Esta circunstancia impide tomar ninguna decisión de obra fundada en dicho estudio o concluir en sentido alguno la pertinencia de una obra de la magnitud del propuesto Viaducto Elevado.

3.- El mencionado estudio de vialidad en ningún momento recomienda o propone o sugiere para solucionar los congestionamientos en los cruceros señalados como conflictivos la construcción de Viaductos Elevados.

4.- Nos oponemos a la construcción del llamado “Viaducto Elevado” sobre el Boulevard Atlixco porque degradaría seriamente la zona donde están ubicados nuestros comercios y nuestras casas, al deteriorar permanentemente la imagen urbana, marginar y oscurecer toda la zona y facilitar las condiciones para que la delincuencia, la drogadicción y el ambulantaje se propaguen en la zona. Esta degradación causada por los segundos pisos ha sido sufrida por otras ciudades del mundo donde se han construido, señaladamente en la ciudad de Boston, Massachussets, en los Estados Unidos de America, cuyo viaducto elevado, construido en los años cincuenta del siglo pasado, fue demolido cuarenta años después para dar paso a un túnel subterráneo. Lo que iba a ser la expresión de la visión de futuro de la ciudad de Boston se convirtió en una fea cicatriz que atravesaba la ciudad, dividiéndola y perjudicándola. Este es un ejemplo que muestra que los segundos pisos o viaductos elevados perjudican a las ciudades y no los proponen como solución los urbanistas de vanguardia en el mundo, han quedado obsoletos.

5.- Nos oponemos porque contrariamente a lo que el Gobierno Municipal que usted encabeza ha publicitado ampliamente en los últimos días, el Viaducto Elevado no generaría para Puebla “competitividad y modernidad”. Mucho menos la pondría a “la par de las grandes ciudades de Mexico y el mundo”. Eso lo deseamos todos, pero pensamos que no lo vamos a lograr nunca con obras que privilegian el transporte privado sobre el público, con obras que dividen a la ciudad, con obras que acaban con las pocas áreas verdes que tiene Puebla. La vanguardia en materia de urbanismo en la actualidad va por las medidas que privilegian el transporte público, la peatonizacion y el uso de transportes alternativos, como la bicicleta. Las ciudades arboladas donde se puede caminar son las que el mundo voltea a ver, no las que están llenas de coches, cemento, ruido y contaminación.

6.- Nos oponemos porque nuestros comercios, industrias y empresas en general corren el riesgo de quebrar o al menos de sufrir para siempre una grave afectación en su actividad productiva con las consiguientes pérdidas económicas y de empleos para la ciudad y el país.

7.- Nos oponemos porque el deterioro urbano que causaría el Viaducto Elevado depreciaría significativamente el valor de nuestras propiedades, vecinas a la zona afectada por dicha obra.

8.- Nos oponemos porque la obra anunciada privilegia el transporte privado sobre el transporte público en contra de todas las tendencias mundiales en materia de transporte urbano.

9.- Nos oponemos porque el derribo de los 176 árboles existentes y la desaparición de los jardines sobre el camellón central del Boulevard Atlixco agravarían el enorme déficit de zonas verdes y de árboles de la ciudad de Puebla, actualmente muy por debajo de los estándares y recomendaciones internacionales e impactarían negativamente en la imagen urbana del Boulevard Atlixco en el tramo de referencia, al convertir una zona arbolada y verde en una zona gris donde prevalecería el cemento.

10.- Nos oponemos porque es absurdo aumentarle cuatro carriles al Boulevard Atlixco, actualmente de ocho carriles y quizás la avenida mas ancha de la ciudad. Si los embotellamientos de tráfico que esporádicamente se presentan son en los cruces con la 25 poniente, la 31 poniente y el Circuito Juan Pablo II, con mucho menos dinero que el que costaría esta obra se pueden resolver los conflictos en dichos cruceros. No es necesario afectar toda la zona y distraer una cantidad tan grande de dinero para resolver un problema menor que afecta a un pequeño número de personas, todas ellas usuarias de transporte privado.

11.- Nos oponemos porque existen alternativas mucho menos costosas para agilizar el tráfico en dichos cruces: modernización de los semáforos, construcción de los llamados cruceros inteligentes, impedir que autobuses de transporte foráneo ocupen el Boulevard Atlixco como terminal de autobuses, regular las paradas de combis, taxis y microbuses, impedir la venta ambulante en dichos cruceros, etc.

12.- Nos oponemos porque con la construcción del Viaducto Elevado el tráfico se volvería caótico en la llamada Fuente de los Frailes en la Avenida Juarez donde se desviaría el trafico desde el Boulevard Atlixco hacia la colonia La Paz ya que se cerraría el actual paso hacia la calle Matamoros a la altura de dicha colonia.

13.- Nos oponemos porque con la construcción del Viaducto Elevado el trafico se volvería caótico en el tramo entre dicho Viaducto Elevado y el actual “Puente 475” y porque al cerrar el acceso a las colonias San Jose Vistahermosa y Estrellas del Sur desde el Boulevard Atlixco los vecinos de dichas colonias se verían seriamente afectados.

Por las razones anteriormente expuestas, le solicitamos:

a) La cancelación inmediata y definitiva de la obra que el gobierno municipal que usted encabeza autorizó llevar a cabo el pasado dos de septiembre, llamada “Viaducto Elevado”, de cuatro carriles de ancho y 1.2 kilómetros de longitud sobre el Boulevard Atlixco en el tramo que va de la calle Matamoros al río Atoyac en esta ciudad.

b) La elaboración de un estudio a cargo de expertos en la materia que proponga soluciones a los problemas de tráfico de la zona alternativas a la de la solución del Viaducto Elevado propuesto por la actual Administracion Municipal.

Atentamente,

Comerciantes, industriales y residentes vecinos del Boulevard Atlixco de la ciudad de Puebla.

domingo, 26 de abril de 2009

Anuncios ruidosos

Quizá algo peor aún que los espectaculares son los espectaculares ruidosos.

Andan por la ciudad impunemente aventando basura a todo volumen. Para el ciudadano normal son una molestia, para los neuróticos como yo son una pesadilla.



miércoles, 22 de abril de 2009

La (des) creación del mundo

El octavo día el hombre creó el automóvil: y ya vimos todos que no fué bueno.

martes, 3 de marzo de 2009

De sutiles modernos. Alfonso Reyes contra la publicidad

Alfonso Reyes es una de las glorias de este país. Por muchas razones. Destaco entre todas ellas su inteligencia y su sensibilidad.

Pero no me voy a poner a hablar de Reyes. Los enterados lectores de este blog lo conocen. El caso es que acaba de aparecer, perdido entre sus papeles, un poema que trata de la publicidad y el consumismo: "la sola palabra es ya nefanda y acusa un oficio de falsedad". No está fechado, es un borrador que dejó sin pulir y que descubrió la bibliotecaria de la Capilla Alfonsina de la UANL, Diana Doménech.

Ya no se usan los himnos. Ni se componen ni se cantan. Pero si algún día vuelven, estos versos bien podrían servir para el himno de Puebla sin anuncios.


Va el poema:


“El buen paño que en el arca se vende”,
Solían decir los hombres de antaño,
Pero el sutil moderno entiende:
“A fuerza de gritos, el mal paño”

Y tenían así la propaganda
Y cuanto hoy llaman “publicidad”.
La sola palabra es ya nefanda
Y acusa un oficio de falsedad.

Tal, a virtud de bernardinas,
Se cruza la moneda incierta,
Y en esas ferias salamantinas
Puja el chalán la mula tuerta
Y finaliza con estos tres versos:

Hay aulas, digestos, tratados,
Técnicas de publicidad;
Dicen que hay, en los Estados
Unidos, universidad.

Yo juro que por cada mil
Anuncios se consigue un cliente;
Yo creo no es tan... [ininteligible en el original]
Ni tan estúpida la gente.

Para gastarme en engañifas
El tesoro de la atención.


Alfonso Reyes



La noticia sobre la aparición del inédito fue publicada la semana pasada en el periódico Milenio y supe de ella gracias a un generoso y anónimo seguidor de este blog, al que desde aquí abrazo agradecido.

Ver nota completa de Milenio: http://www.milenio.com/node/173624

lunes, 9 de febrero de 2009

Encontrado por ahí




la publicidad combina lo inútil con lo agradable






.

sábado, 31 de enero de 2009

El anzuelo del consumo

Hemos perdido la noción de la felicidad y los medios para conseguirla desde el momento en que mordimos el anzuelo del consumo. Pensamos que la felicidad viene de fuera a dentro, que comprando coches y relojes seremos felices: es un error.
Las cosas no nos hacen felices, sino el espíritu con que se usan. La felicidad no viene desde fuera sino que va de dentro a fuera, sale del corazón hacia las cosas.

domingo, 25 de enero de 2009

Ciudadanos vs consumidores

Antes me gustaba Puebla, la gozaba y hasta la presumía. Pero Puebla y yo cambiamos con lo que de algunos años a la fecha la relación se ha vuelto de frustración, desencanto y desesperación. Ya se sabe que los occidentales tendemos a recordar el pasado idealizándolo bajo la luz dorada de la nostalgia. Es seguro que esta no será la excepción. Sin embargo en Puebla el recuento de daños confirma que mi desencanto no solamente es causado por el contraste entre lo que veo hoy y lo que recuerdo de mi infancia sino la constatación de lo fea que hoy en día es Puebla. Esto cada día me pesa más y empieza a dolerme.

La conocida impericia, el mal gusto, el amor por el dinero ajeno y el inefable espíritu arribista de nuestros políticos profesionales explican en parte el deterioro pero el tema me angustia hasta el dolor cuando veo que se trata de un fenómeno más profundo y propio de este cambio de época que nos toco vivir no sólo en Puebla sino en muchas zonas de la aldea global, así las tercermundistas sean las que lleven la peor parte.

Digamos que la ciudad pasó de ser el lugar donde aprendemos, crecemos, trabajamos y jugamos a ser el espacio donde consumimos. La ciudad como tienda contra la ciudad como casa. El individualismo consumista actual se gestó en la mente del habitante de la ciudad ilustrada del siglo XVIII pero no llegó a los extremos de indiferencia, distancia y aislamiento de hoy hasta que la abundancia de la sociedad industrial no necesitara reforzarlo con lo que se conoce como consumismo, esa práctica omnipresente y odiosa que de unos años a la fecha parece venir ya inscrita en nuestro código genético y que nos condena a ver la vida bajo el único prisma del tener y del comprar, convenciéndonos que la propiedad confiere categoría y la riqueza es fuente única de virtud. La nueva ciudad consumista tiene sus grandes aliados, la televisión uno de los más eficaces. La TV desde los años sesenta nos viene diciendo de manera insistente: compra, la vida es un acumulado de cosas, acciones y experiencias que debes consumir. Andar en bicicleta cuando niño y hacer el crucero a la Patagonia cuando tus bodas de oro, toda tu vida está llena de oportunidades de consumo, no las desperdicies. Origen y fin, productor de sentido, paz y serenidad, comprar será el único mandamiento fielmente seguido por las grandes mayorías de la sociedad contemporánea. Así como la iglesia católica se preciaba de acompañarnos con un sacramento para cada momento clave de nuestra vida –nacimiento, desarrollo, elección de pareja, enfermedad y muerte, todos ellos inmersos en la omnipresente culpa- el consumismo se instala en nuestra cotidianeidad y no nos deja ni tomar un café sin convertirlo en una experiencia según la moda del momento. Todo pasa ya por el consumo y está codificado por estilos de vida que imitamos voluntaria y gozosamente para adquirir una identidad y pertenecer. De la filosofía que consagra la duda como método de conocimiento (yo solo se que no se nada) pasamos a los slogans de un marketing lleno de certezas vacías (soy totalmente palacio).

Padeciendo de “ansiedad por el estatus” vivimos una opulenta pero precaria vida dentro de un nicho de mercado buscando ascender a segmentos más envidiados del territorio VIP que nos tocó habitar y del que tememos ser expulsados como si del paraíso se tratara.

Este brutal cambio de paradigma llevado a lo que conocemos como ciudad me parece que explica algunas atrocidades ocurridas en la poblana, desde los anuncios espectaculares que refuerzan y consolidan la idea de la ciudad como gran centro comercial hasta la inexistencia de parques y espacios públicos que harían posible los encuentros significativos entre personas que prefieren conversar, aprender y jugar en comunidad que llegar a su casa a sentarse pasivamente en silencio y solitario a ver lo que la televisión tiene que venderles hoy.

domingo, 11 de enero de 2009

Documental "Una ciudad espectacular. La contaminación visual en Puebla por los anuncios espectaculares"

Acabo de ver este documental sobre la contaminación visual en Puebla. Ojalá lo vea mucha gente. Se ve horrible la ciudad, las imágenes en movimiento dan cuenta con más contundencia del horror. Ojalá ayude a sensibilizarnos, a recuperar nuestra capacidad de asombro, nuestra capaciad de sentir asco. Y nos propongamos en serio quitar los anuncios espectaculares. Todos.

El documental no está disponible todavía. Entiendo que no se ha exhibido aún públicamente. Yo lo vi gracias a la complicidad y generosidad de Madeleine Bondy, quien me pidió que no lo publicara acá, por lo que me aguanto las ganas, espero que no por mucho tiempo.

Cuando puedan cómprenla o consíganla. Véanla y rólenla y corran la voz. Que la vean muchos. Vale la pena.

El documental se llama " Una ciudad espectacular. La contaminación visual en Puebla por los anuncios espectaculares" UDLAP, Puebla, 2008.

Idea original: Madeleine Bondy
dirección: Nahayely Jahuey
producción: Jesús Olmos
fotografía y edición: Miguel Angel Jiménez
postproducción de audio: Adalberto Córdoba
música original: Ricardo Castillo
coordinación académica: Miguel Lavandeira

sábado, 3 de enero de 2009

Subrayados de "La otra voz"

Casualmente me encuentro un librito que compré y leí hace casi veinte años: "La otra voz" de Octavio Paz. El ensayo que le da título cierra el libro y resume muchas ideas encontradas a lo largo de los demás ensayos que lo integran. Sorprende la vigencia de las ideas, por lo que transcribo algunos subrayados que espero animen a algún lector de este blog a leer el libro completo, que por supuesto recomiendo mucho:

"... hoy las artes y la literatura se exponen a un peligro distinto: no las amenaza una doctrina o un partido polìtico omnisciente sino un proceso económico sin rostro, sin alma y sin dirección. El mercado es circular, impersonal, imparcial e inflexible... es ciego y es sordo, no ama a la literatura ni al riesgo, no sabe ni puede escoger. Su censura no es ideológica: no tiene ideas. Sabe de precios, no de valores."

"...¿cómo ignorar o minimizar otros deplorables aspectos de la sociedad de consumo? La abundancia no ha hecho ni más buenos ni más sabios ni más felices a los europeos y a los norteamericanos..."

"...los programas de los escritores socialistas y libertarios fueron muchas veces ingenuos y simplistas; otras, brutales y despóticos. No obstante, ni las carencias, lagunas, errores y excesos de esos programas, ni su colosal fracaso histórico, invalidan la legitimidad de las preguntas que esos hombres se hicieron..."

"...sólo la fraternidad puede disipar la pesadilla circular del mercado..."

"A la luz de estas ideas, o más bien, esperanzas, la pregunta del principio -¿quiénes leen libros de poemas?- adquiere su verdadero sentido. En el pasado, los lectores de poemas pertenecían a las clases dirigentes: ciudadanos griegos, patricios y caballeros romanos, clérigos medievales, cortesanos de la edad barroca, intelectuales de la burguesía... en la edad moderna sobreviene el gran cambio: desde el romanticismo, los lectores de oemsas han sido, como los poetas mismos, los solitarios y los inconformes. Poetas y lectores burgueses pero rebeldes a su origen, su clase y la moral de su mundo. Ésta es una de las glorias más ciertas de la burguesía, la clase social que tomó el poder con el arma del pensamiento crítico y que no ha dejado de usarlo para analizarse a sí misma y a sus obras..."

"Poesía: piedra de escándalo de la modernidad"

"Entre la revolución y la religión, la poesía es la otra voz. Su voz es otra porque es la voz de las pasiones y las visiones; es de otro mundo y es de este mundo, es antigua y es de hoy mismo, antigüedad sin fechas..."

"En un mundo regido por la lógica del mercado la poesía es una actividad de rendimiento nulo. Sus productos son escasamente vendibles y poco útiles. Para la mente moderna, la poesía es energía, tiempo y talento convertidos en objetos superfluos. Poema: forma verbal de poca utilidad y vil precio. Poesía: gasto, dispendio, desperdicio... la poesía también es cosa pero es muy poca cosa: está hecha de palabras, una bocanada de aire que no ocupa lugar en el espacio..."

"... la discordia entre poesía y modernidad no es accidental sino consubstancial..."

"La otra voz no es la de ultratumba: es la del hombre que está dormido en el fondo de cada hombre."

"Más allá de la suerte que el porvenir reserve a los hombres, algo me parece evidente: la institución del mercado, ahora en su apogeo, está condenada a cambiar. No es eterna."

"... ocurra lo que ocurra, es claro que el inmenso, estúpido y suicida derroche de los recursos naturales tiene que cesar pronto..."

"... ninguna civilización había estado regida por una fatalidad tan ciega, mecánica y destructiva."

"¿Qué puede decir la otra voz?: sugerir, inspirar e insinuar. No demostrar sino mostrar."

"En el lenguaje se reproducen las luchas y las uniones, los amores y las separaciones de los astros y de las células, de los átomos y de los hombres. Cada poema, cualquiera que sea su tema, su forma y las ideas que lo informan, es ante todo y sobre todo un pequeño cosmos animado."

"...el poema es un modelo de lo que podría ser la sociedad humana"

"La poesía es el antídoto de la técnica y del mercado."

"Si el hombre olvidase a la poesía, se olvidaría de sí mismo. Regresaría al caos original."



Todas la citas son de 

- Paz, Octavio,  La otra voz. Poesía y fin de siglo, Seix Barral, México, 1990.