Puebla sin anuncios

En este espacio propongo algo sencillo: quitar todos los anuncios, toda la publicidad de las calles de Puebla.

Alrededor de esta propuesta hay una idea de ciudad, de lo que quisiera que fuera esta ciudad en la que nací y vivo. Estoy recabando textos, ideas e imágenes para pensar con otros la ciudad. Lo que debiera ser una ciudad. Lo que queremos que sea Puebla y lo que no queremos para ella.

Hay mucho qué decir, anímate: decirlo ya es hacerlo real.


Escribe tus comentarios directamente en cada texto del blog.

Si tienes un texto que quisieras publicar en el blog mándamelo y lo subo de inmediato. Sólo que de plano a mi juicio no venga al caso no lo subiré. De otra manera aquí lo verás, digas lo que digas.



Si quieres comunicarte directamente conmigo mi dirección de correo es escalera@profetica.com.mx


José Luis Escalera



No hay anuncios en Sao Paulo, Brasil

Loading...

jueves, 24 de enero de 2008

El nacimiento de un movimiento en favor de ciudades limpias

Todo comenzó con Sao Paulo. El primer día de 2007, la ciudad más grande del Brasil implementó una prohibición total a la publicidad exterior. Ahogada en gigantes espectaculares, la cuarta ciudad del mundo se limpió a sí misma de su "contaminación visual". De pronto, Sao Paulo pudo respirar de nuevo.
Siguiendo su ejemplo, Río de Janeiro, Brasilia y Buenos Aires están considerando seriamente prohibir la publicidad exterior. Y el movimiento va a otras latitudes: la ciudad noruega de Bergen prohibió los anuncios espectaculares, así como lo tienen estados enteros en los EUA como Vermont, Maine, Hawaii y Alaska. Moscú está a punto de hacer lo mismo. El ejemplo de Sao Paulo empieza a ser contagioso.
"Lo mejor de esto es que le da a la gente la sensación de que una ciudad sin anuncios es posible" dice Steve Lambert, director general de la Agencia Anti Publicidad. "Antes, parecía imposible. Ahora hay ciudades que ponen el ejemplo y que muestran que sí se puede hacer".
A pesar de que inicialmente se temió que los habitantes de Sao Paulo sintieran su ciudad aburrida y vacía al ser retirados los anuncios, la medida ha sido muy popular entre sus habitantes, quienes han ganado una nueva sensibilidad hacia su ciudad y su arquitectura.
Temerosos de que se extienda por el mundo, las grandes compañías de publicidad exterior del mundo (cuyas ventas llegarán a 30,000 millones de dólares para el año 2010) insisten en dar la pelea, llegando incluso a plantear una reforma constitucional en el Brasil. Sin embargo, ciudades emblemáticas en los Estados Unidos como San Francisco y Austin están considerando muy seriamente severas restricciones a la publicidad exterior. Sao Paulo les dió el empujón que necesitaban.


Sean Condon, en Adbusters magazine # 75, enero febrero 2008.
Traducción: José Luis Escalera