Puebla sin anuncios

En este espacio propongo algo sencillo: quitar todos los anuncios, toda la publicidad de las calles de Puebla.

Alrededor de esta propuesta hay una idea de ciudad, de lo que quisiera que fuera esta ciudad en la que nací y vivo. Estoy recabando textos, ideas e imágenes para pensar con otros la ciudad. Lo que debiera ser una ciudad. Lo que queremos que sea Puebla y lo que no queremos para ella.

Hay mucho qué decir, anímate: decirlo ya es hacerlo real.


Escribe tus comentarios directamente en cada texto del blog.

Si tienes un texto que quisieras publicar en el blog mándamelo y lo subo de inmediato. Sólo que de plano a mi juicio no venga al caso no lo subiré. De otra manera aquí lo verás, digas lo que digas.



Si quieres comunicarte directamente conmigo mi dirección de correo es escalera@profetica.com.mx


José Luis Escalera



No hay anuncios en Sao Paulo, Brasil

Loading...

lunes, 28 de abril de 2008

¡Buenas noticias! bien por Blanca Alcalá y su equipo

En nota aparecida hoy en la página 36 del periódico Intolerancia , Alejandro Camacho Fierro da cuenta de las acciones que el nuevo gobierno municipal está llevando a cabo para limpiar la imagen urbana de Puebla. Se habla de sesenta espectaculares y diez mil pendones retirados. La alegría causada al bloguero por tal noticia lo anima a pensar que no anda tan equivocado con esta idea de limpiar a Puebla de la basura y para gozarla o sufirla pero sin anuncios. Sin ningún anuncio. Hay que empezar por algo, y parece que ya empezamos. Bien por Blanca Alcalá, debo decirlo y lo digo esperanzado.

La nota tiene algunas frases citables del director de admnistración, gestión y desarrollo sustentable de la Secretaría de Gestión Urbana y Obra Pública del Ayuntamiento de Puebla, José Rafael Herrera Vélez: "Existe un desorden pues hemos encontrado hasta más de cuatro anuncios espectaculares amontonados, lo que provoca que no se aprecie ninguno, por lo que seguirán retirándose, pues la idea es recuperar la imagen urbana de la ciudad". "El código establece que un comercio puede anunciarse ocupando hasta el 15 por ciento del espacio de su fachada, sin embargo la mayoría de los negocios llenan hasta el último lugar...". "El código reglamentario especifica que entre cada espectacular debe haber una distancia de entre 200 y 300 metros para evitar la contaminación visual".

Esta debe destacarse: "Manifestó que aproximadamente la mitad de los anuncios que hay en la ciudad capital no cumplen con el código"

El bloguero estima que son más de la mitad, pero más allá de la discrepancia numérica -que depende de la zona de la ciudad, entre otras consideraciones-, las consecuencias que se desprenden de esta declaración de Herrera Vélez son claras: los poblanos podríamos liberarnos de al menos la mitad de la contaminación visual de la ciudad
en el cortísimo plazo sólo haciendo cumplir las leyes y
ordenamientos vigentes.
Lo que se ha dicho acá: tan solo con voluntad se pueden lograr enormes avances. Las leyes existen, los funcionarios que juraron "cumplirlas y hacerlas cumplir" existen, los mecanismos legales para procurarlo ahí están, sólo es cuestión de querer hacerlo, de cumplir con el trabajo encomendado.

Ya encarrerado y llevado de la esperanza despertada por los avances, le propongo a Blanca Alcalá el siguiente plan:

1.-Retirar todos los anuncios que no cumplan con el código vigente; recordemos que esto incluye todos los camellones y parques (bueno, es mucho decir: áreas verdes) de la ciudad. Recordemos que esto incluye los anuncios del propio gobierno municipal y del gobierno estatal y federal.

2.- Modificar (poner a tiempo) las leyes, reglamentos y códigos en materia de imagen urbana y anuncios en espacios públicos, regulándolos estrictamente y prohibiendo totalmente los llamados anuncios espectaculares. Todos. Prohibir la publicidad en unidades de transporte público y en ésos nuevos anuncios espectaculares rodantes, que para colmo, hacen un ruido atroz.

3.- Cumplir y hacer cumplir las leyes, reglamentos y códigos en materia de imagen urbana.

4.- Ampliar al área conurbada (la llamada zona metropolitana, que propongo llamar angelopolitana) la implantación de estas medidas, con los mismos alcances y el mismo rigor.


.

No hay comentarios: