Puebla sin anuncios

En este espacio propongo algo sencillo: quitar todos los anuncios, toda la publicidad de las calles de Puebla.

Alrededor de esta propuesta hay una idea de ciudad, de lo que quisiera que fuera esta ciudad en la que nací y vivo. Estoy recabando textos, ideas e imágenes para pensar con otros la ciudad. Lo que debiera ser una ciudad. Lo que queremos que sea Puebla y lo que no queremos para ella.

Hay mucho qué decir, anímate: decirlo ya es hacerlo real.


Escribe tus comentarios directamente en cada texto del blog.

Si tienes un texto que quisieras publicar en el blog mándamelo y lo subo de inmediato. Sólo que de plano a mi juicio no venga al caso no lo subiré. De otra manera aquí lo verás, digas lo que digas.



Si quieres comunicarte directamente conmigo mi dirección de correo es escalera@profetica.com.mx


José Luis Escalera



No hay anuncios en Sao Paulo, Brasil

Loading...

miércoles, 5 de septiembre de 2007



Veo las fotos en el blog y claro, al cerrar la mirada, la basura se concentra y la ciudad se ve peor, mucho peor.


¿Se vale que me preocupe este asunto?


Hay personas que no tienen agua, ni drenaje, mucho menos calles o un camión de basura que se acuerde de ellas. Y yo con mis anuncios, la contaminación visual, la enajenación de la sociedad de consumo. ¿Se vale?
No lo sé.


Como a mí me llega agua y todos los otros servicios, me puedo fijar en algo banal, superfluo, como la contaminación !visual¡ que ni calienta la atmósfera ni produce niños con seis dedos ni agrava el enfisema.


El caso es que sí, me molesta profundamente. Estoy seguro que nos daña mucho más allá de lo que nos podemos dar cuenta.

Pero si alguien lee este blog que me diga si le parece válida la denuncia o es un capricho burgués.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, puede ser una mirada burguesa, es decir, conoces el placer de habitar y transitar en una ciudad arreglada y cuidada que autoriza espacios publicitarios moderadamente y nuestra ciudad contaminada y cada vez más fea: sin jardines, ni parques suficientes ni árboles y saturada de anuncios; lo sucio también, es que seguramente alguien se estará enriqueciendo con la producción y colocación indiscriminada de ellos. Además ¿cuándo vamos a descansar de la publicidad electoral? ¿cuántas toneladas se tiran a la basura? ¿cuánto cuesta producir, imprimir y colocar todo eso? El tema da para mucho: ¿cuántos anuncios son legales? o mejor ¿hay alguna ley sobre su concesión y colocación? ¿y se respeta? ¿cuánto cobra de renta el dueño de un local que coloca un espectacular en su azotea o traspatio? ¿cuánto pagan al dueño de una barda por "decorársela"? ¿le piden permiso?
La molestia existe, el tema es cómo solucionarla y ante qué autoridades…

José Luis Escalera dijo...

Burgués pero no baboso, parece que quiero entender. Gracias por tu comentario.
Claro que hay corrupción en la publicidad exterior (te aseguro que más del 90% de los espectaculares en Puebla violan los ordenamientos legales vigentes)
Muchos de los anuncios de candidatos en campaña son usados sin costo durante las mismas. "Después me desquito", pensará el dueño, con tal de que no me pidan que cumpla con la ley. Y le amarran las manos a quien será la autoridad encargada de regular el tamaño, la altura, la densidad de los anuncios.

Velvet böy dijo...

No considero que sea precisamente un simple capricho burgués. Creo que mucho de los que haces va mucho más allá de un capricho Burgués, Profética es un ejemplo de ello. Sí, en efecto, hay gente muriéndose de hambre en África o en la Sierra, pero no podemos preocuparnos por todos los males del mundo. Yo creo que hay que ser más específicos y cada uno ayudar a resolver el mal en el que se crea más útil.

Porque digo, ya hay gente que se preocupa por las comunidades abandonadas, pero no hay quien se preocupes por esto. Cada uno en lo que puede, y quiere.

Así pues, esto va mucho más allá de un "simple capricho burgués". Esto son ganas de hacer un cambio, que es lo más importante.

Así que tranquilo, cada uno de nosotros está en los suyo, luchando por buscar el cambio que quiere y en el que sabemos podemos ayudar.

Al menos yo no me imagino a Velvet boy en la sierra repartiendo despensas, pero sí haciendo cambios a través de la música y la literatura. Es dentro de loq ue nos apasiona en verdad.

Y la pasión, es lo más importante. Pues cosas como ésta (la "sobre publicidad", por ejemplo) la van matando día con día.